14 abril 2020

Recomendaciones profesionales: ‘El estrés’


Autora: Goretti Fernández Bastida

Una semana más vuelvo a sentarme frente al ordenador para escribir algo que pueda ayudar a nuestros lectores y usuarios a sobrellevar el confinamiento y gestionar y manejar tanto situaciones puntuales como emociones derivadas. En esta quinta semana de parada obligada en nuestros hogares, me ha parecido interesante hablaros de un compañero de viaje al que todos, sino la mayoría, conocemos y que ha estado presente en algún momento de nuestras vidas: ‘El estrés‘.

Es curioso que durante esta cuarentena ya se han realizado estudios e investigaciones para evaluar los efectos psicológicos del confinamiento debido al COVID-19. En ellos se destaca el estrés como uno de los problemas derivados de este estado de alarma. (Alfredo Rodríguez, Mirko Antino y Paula Ruíz-Zorrilla, Universidad Complutense de psicología de Madrid (UCM).

El estrés es un proceso normal de la vida de toda persona y en bajos niveles es algo bueno, ya que motiva y puede ayudar a las personas a ser más productivas. Sin embargo, el exceso de estrés es dañino.

Y sabiendo que el estrés es algo tan habitual y corriente entre los seres humanos, ¿Sabemos lo suficiente sobre él?, ¿conocemos cómo se genera y cómo se gestiona? Voy a intentar en este artículo desentrañar de forma fácil y resumida los entresijos del estrés .

Para comenzar debemos saber que el término ‘estrés’ proviene del campo de la física haciendo referencia a las fuerzas externas que aplicadas a una estructura física producen diferentes grados de tensión en la misma. Pero en 1926 Hans Selye, introduce el concepto en las ciencias de la salud .

Una definición entendible de estrés, tal y como lo concebimos en psicología sería: consecuencia del desequilibrio que se da entre las demandas del ambiente y los recursos que tiene la persona para satisfacerlas. Es decir, cuando no llegamos a cumplir con todo lo que nos demandan desde el exterior se genera estrés y ponemos en marcha una serie de mecanismos de compensación para hacer frente a todas esas demandas y si éstas se prolongan en el tiempo puede conllevar a consecuencias físico-psíquico-motoras, que describiremos más adelante. El problema con el estrés no es tanto que aparezca sino que se mantenga en el tiempo y con una intensidad alta o lo suficientemente alta como para doblegar las resistencias de la persona.

La respuesta que generamos ante el estrés tiene tres fases: alarma, resistencia y agotamiento. En la primera fase, el organismo sufre una serie de cambios fisiológicos y psicológicos ante la percepción de una posible amenaza o estresor. Estos cambios (aumento de frecuencia cardíaca y tasa respiratoria, dilatación de pupilas…) se producen para prepararnos hacia la acción de afrontamiento de dicha situación de amenaza. La segunda fase, se caracteriza por ser la fase de adaptación al estresor. El organismos afronta la amenaza de forma progresiva y si el agente estresor se mantiene en el tiempo, comienzan a disminuir las capacidades de respuesta del organismo debido a la fatiga, hay una menor resistencia en general, disminución del rendimiento y comienzan a surgir trastornos fisiológicos, psicológicos y/o psicosomáticos. Y por último, la fase de agotamiento, cuando la amenaza se repite con frecuencia o es de larga duración y los mecanismo de adaptación no son eficientes. Es entonces cuando se produce el deterioro con pérdidas de capacidades y habilidades.

Consecuencias del estrés:

¿Qué origina o causa el estrés?

No hay una única causa generadora de estrés. Los factores que pueden crear estrés son múltiples y variados :

¿Qué podemos hacer frente al estrés?

Debemos puntualizar que el estrés se ha de afrontar y controlar, no eliminar. A continuación os mostramos algunas técnicas para contrarrestar el estrés:

 

SIENTE Y VIVE, AFRONTA PROBLEMAS Y, SI EL ESTRÉS TE ABRUMA,

ENFRÉNTALO. RECUERDA QUE LA SALIDA UNA VEZ MÁS ES HACIA ADENTRO.

 

 




[Política de calidad]   [Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies