Posts tagged actividad física en el medio natural


19 julio 2017

El Centro de Día desarrolla su programa en plena montaña palentina


Los usuarios pudieron disfrutar de todos los beneficios que entraña la actividad física en el medio natural

El educador social acude con los usuarios a la excursión. /Aclad

El Centro de Día es un programa especializado en el tratamiento y la deshabituación de personas con problemas de drogodependencias, en régimen de estancia de día. Se trata de un dispositivo multidisciplinar que tiene como principal objetivo la reorganización funcional del usuario; así como de la familia y su entorno. Para la consecución de este fin, los profesionales que coordinan este Centro hacen uso de un amplio abanico de actividades. La adquisición de hábitos saludables, habilidades sociales o la capacidad para afrontar situaciones diarias son algunos de los propósitos que se persiguen; sin dejar nunca de lado la gran importancia que supone el fomentar su autoestima, en todo momento.

Las personas que acuden a este programa realizaron, la semana pasada, una excursión de senderismo a la montaña palentina. Dejaron de lado su planificación habitual rompiendo, de ese modo, con su rutina…

Aunque, a priori, pueda resultar una simple actividad más; los profesionales del Centro explican todos los beneficios que entraña el ofertarles este tipo de alternativas de ocio. El educador social de este dispositivo, Nacho, describe la gran relevancia de la actividad física en el medio natural como herramienta fundamental en el tratamiento de la drogodependencia. Nos encontramos ante un enriquecedor trabajo grupal que puede ayudar a mejorar la resiliencia de los usuarios, es decir, a potenciar su capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. “Resulta esencial promover estilos de vida saludables en aquellas personas que han sufrido adicciones, de tal forma que se incida en su salud, tanto física como mental”, detalla el educador.

La psicóloga del Centro de Día, Nuria, describe algunas de las múltiples finalidades que ofrece el senderismo. El objetivo es que conozcan y valoren su cuerpo, disfrutando de sus aptitudes motrices. “Con este tipo de prácticas corporales pueden regular y dosificar el esfuerzo, hasta llegar a un nivel de autoexigencia acorde con sus posibilidades.

El grupo a la entrada de la Cueva de los Franceses. /Aclad.

Asimismo, es un momento ideal para el fomento de diversas competencias, tales como la tolerancia, el respeto a las limitaciones que puedan tener los demás,  la creatividad o la responsabilidad individual hacia el medio ambiente”, afirma Nuria; quien añade que “este tipo de iniciativas impulsan su capacidad previsiva”, ya que una vez conocido el destino deben valorar aspectos previos; como la temperatura o el tipo de actividad que van a realizar para poder determinar qué necesitan llevar: crema solar, agua, calzado cómodo…

La primera parada fue la reserva natural de Las Tuerces, declarada Lugar de Interés Cultural. La ruta partió desde el pueblo Villaescusa de las torres. Anduvieron tres kilómetros aproximadamente, en los que pudieron contemplar un peculiar y encantador enclave paisajístico. Los caminantes tuvieron la oportunidad de apreciar espectaculares formaciones geológicas, resultado de los continuos procesos de disolución Kárstica a los que ve expuesta la roca caliza debido a su erosión, a lo largo de millones de años. Un recorrido, sin duda, repleto de estampas curiosas y variopintas: torres, hoyos, cornisas, callejones con y sin salida… Tras alcanzar la “cúspide”, se tomaron un pequeño descanso para recuperar fuerzas y proseguir, con más energía, la ruta sendero abajo.

Un pequeño chapuzón en las cascadas del río Ibia. /Aclad.

El siguiente alto en el camino fue la Reserva de Covalagua. Se trata de una cueva donde nace el río Ibia y de la que discurren pequeñas y atractivas cascadas. Todas ellas confluyen en una balsa reguladora que sirve de piscina natural a todos aquellos visitantes que deseen darse un chapuzón, sobre todo en plena época estival. “El agua estaba helada pero, aun así, nos bañamos”, afirma con rostro risueño una de las usuarias que no se quiso perder la excursión. A continuación, llegó la hora de la comida. Cada uno llevaba su almuerzo de casa, el cual compartieron entre todos.

La sensación de plenitud, tras saciar el hambre, el espacio de sosiego en el que se hallaban y el frescor del ambiente propició, en la mayoría, un agradable sueño reparador…

Transcurridos unos sesenta minutos, todos se pusieron en marcha de nuevo rumbo al siguiente destino: La Cueva de los Franceses. Esta cavidad natural está adaptada para poder albergar visitas guiadas. Uno de los usuarios describe con entusiasmo lo que pudieron observar en aquel lugar, mientras, el resto asentía con la cabeza. “Nos quedamos alucinados de lo grande y bonita que era. Estaba llena de estalactitas, estalagmitas y tenía multitud de colores”, detalla mientras otro de los viajeros prosigue narrando que “la humedad era muy elevada (98 por ciento) y tuvimos que ponernos la sudadera porque hacía frío. La pena es que no nos dejaron hacer fotos dentro”, afirma con cierta nostalgia. En esta maravilla de la naturaleza visitaron túneles, cavernas o escondrijos; mientras observaban las esculturas que el agua ha realizado, con el paso de los años, fruto del azar.

Los usuarios disfrutan del paisaje desde el Mirador de Valcabado. /Aclad.

Su educador social les acompañó a lo largo de toda la entrañable jornada, en la que gozaron de un inmejorable clima. “Gracias a este tipo de escapadas podemos apreciar actitudes que en los talleres del Centro de Día pueden pasar inadvertidas o son más complejas de percibir, como la: colaboración, ayuda, organización o los diferentes tipos de comportamientos mostrados ante diversas situaciones.”, detalla el profesional.

No concluyeron el viaje sin antes acercarse al Mirador de Valcabado, ubicado en un emplazamiento privilegiado: un balcón natural sobre el hayedo de Monte Ahedo. Gracias a los prismáticos que portaban en sus respectivas mochilas, pudieron deleitarse de impresionantes vistas panorámicas; aún perennes en sus retinas…

 

 




[Política de calidad]   [Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies