30 marzo 2020

Recomendaciones profesionales: ‘La frustración y el poder de la resiliencia’


Autora: Goretti Fernández Bastida

En muchas ocasiones, las cosas que hemos planeado no han salido como esperábamos. Y esto lo hemos experimentando, seguramente, el 100% de las personas. Pero, ¿cómo reacciona el ser humano ante estas situaciones?, ¿qué sentimientos hay debajo de estas circunstancias?.

Por un lado, hablaremos del sentimiento que se desprende, en estos casos, que es la conocida FRUSTRACIÓN y de su gestión para que se convierta en una herramienta y no en un problema. Y por otro, comentaremos qué reacciones se dan con más probabilidad en las personas que sienten frustración.

La frustración, viene acompañada de rabia, enfado y, en ocasiones, de tristeza cuando todo el esfuerzo invertido no se convierte en el resultado esperado.

Durante estos días de confinamiento en casa, hemos podido sentir, muchos de nosotros, este tipo de sentimiento. Sobre todo, al saber que los plazos para que finalizara el aislamiento se ampliaban.

Como hemos comentado en anteriores artículos, las emociones y los sentimientos siempre nos instruyen en algo. Pero, ¿qué nos enseña la frustración? La frustración nos enseña a convertirnos en personas resilientes o personas con más fuerza de voluntad. No se es resiliente sino que la resiliencia la va construyendo el ser humano durante todo su vida. (M.H.Pacheco , 2019).

Y, ¿qué es la resiliencia? Es la capacidad que tenemos los seres humanos de salir reforzados positivamente y de sobreponernos a los acontecimientos dolorosos o de fracaso y de volver a intentarlo. Por lo que la frustración, bien gestionada o positiva, es una energía que nos mueve hacia el nuevo intento más creativo, hacia la reestructuración del intento anterior y hacia la motivación para conseguir lo que habíamos planificado. La frustración negativa nos aboca a la depresión, hacia la culpa o a la rabia hacia otros (cuando culpamos de nuestro fracaso a los demás).

Hay personas que no se rinden y que siguen luchando sin cesar por sus objetivos, a ellas la frustración les motiva para seguir adelante. Por el contrario, hay otras que se quedan en el camino, en el primer intento, y se rinden. Creen, profundamente, que no importa lo que hagan porque el resultado va a ser el mismo, sienten que han perdido el control y dejan de intentar salir o cambiar cosas de la situación. Entonces crean la «indefensión aprendida» (Seligman, 1970). Por ello, es importante que conozcamos la capacidad de convertirnos en «personas resilientes» como salida a este laberinto.

En adicciones, cuando una persona decide dejar de consumir una sustancia, se trabaja la gestión ante la posibilidad de caer o recaer en el camino de la abstinencia. Nos podemos frustrar, si algo no sucede y esperábamos que sucediera, o si sucede pero no como esperábamos. Por ejemplo: durante el periodo de abstinencia en adicciones, el deseo de consumo (craving) puede aparecer con más o menos intensidad, dependiendo de varios factores (tipos de sustancia, patrón de consumo…). Nos hemos encontrado que algunos usuarios creen que el deseo no va a ser tan intenso y piensan que lo van a poder sobrellevar, sin embargo, descubren que no es así sino que es más duro o intenso y recaen. Piensan que no pueden hacerlo y que es algo que les supera. Se frustran, se enfadan con ellos mismos o con otros y abandonan. Como hemos dicho anteriormente, hay rabia por lo que creyeron que iba a suceder, pero no como esperaban.

¿Qué podemos hacer entonces?

– Acepta que los fracasos son parte importante del proceso de aprendizaje y que no podemos tener el control de todo absolutamente. Las cosas no siempre suceden como esperamos.

– Piensa que no eres lo que sientes. Es decir, no somos fracasados aunque sintamos que hemos fracasado.

Vuelve a la abstinencia inmediatamente si has consumido en un momento puntual. Esa caída no significa que tires por la borda todo el trabajo realizado hasta el momento, o que todo lo que has hecho no ha servido para nada.

Para gestionar las frustración como tal, puedes hacer lo siguiente:

  1.  Identifica hacia dónde se dirige tu frustración: hacia la rabia, hacia la tristeza, hacia ti mismo (culpabilización = «soy un desastre», «no valgo para esto») o hacia otros (victimización = «me obligaron..», «se me juntaron varias cosas…»).
  2. Si es rabia lo que sientes, dirige esa energía hacia algo productivo para el próximo intento. Si se dirige hacia la tristeza: llora, desahógate y planifica un nuevo intento. Recuerda que los límites nos los ponemos siempre nosotros mismos.
  3. Piensa qué actos, pasos o actitudes pudieron influir en el fracaso anterior (propios y ajenos) .
  4. Piensa qué vas a cambiar y qué factores vas a poner en juego en el nuevo intento. Y, ponte a ello.
  5. Por último, hablaremos del poder de la imaginación. Se ha comprobado neurológicamente (Dartmouth college , EE.UU) que una red neuronal se activa por todo el cerebro cuando nos imaginamos haciendo las cosas que queremos llevar a cabo (Proceedings of the National Academy of Sciences). Y que ello nos facilita el camino para conseguirlo en la realidad. Es decir, imagínate a ti mismo haciendo algo de una forma determinada , ésto te entrenará para, en un futuro, reproducirlo realmente.

Los profesionales que trabajamos en este ámbito, hemos tratado a muchas personas con «baja tolerancia a frustración» (no aceptan que las cosas no salgan como ellos quieren o esperaban o no aceptan el «no»), pero con constancia, apoyo y motivación, muchos usuarios han podido poner a su servicio este sentimiento y crecer en su poder de resiliencia. Si necesitas ayuda para realizar este proceso, ponte en contacto con algunos de nuestros profesionales para que te guíen y te acompañen en la gestión de la frustración.

 ACEPTA EL FRACASO, APRENDE DE ÉL Y COGE IMPULSO PARA EL SIGUIENTE INTENTO .
Y HOY, MÁS QUE NUNCA,  RECUERDA QUE LA SALIDA ES HACIA DENTRO.



[Política de calidad]   [Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies