28 junio 2017

Gran acogida del nuevo programa Épsylon en la Noche de San Juan


El lanzamiento de la campaña: ‘Más información, menos riesgos’, financiada por el Ayuntamiento de Valladolid, congregó a cientos de jóvenes que hicieron cola por participar en el juego sobre alcohol y cannabis e interactuar con las educadoras

Los jóvenes esperan su turno para participar en el juego. /A.C.M.

El sofocante calor veraniego no fue obstáculo para que los jóvenes se acercaran hasta nuestra carpa nada más instalarla, en la pasada celebración de la tradicional Noche de San Juan. Tras la llegada del primer grupo de amigos, la afluencia distó de ser contabilizada a cuentagotas…

Todas las imágenes inmortalizadas durante la jornada tenían algo común: reflejaban una enorme aglomeración de chicos y chicas que aguardaban en filas a que llegara su turno para realizar el juego interactivo. Las gafas causaron furor, máxime en un día en el que el sol resplandecía con especial intensidad. Durante la espera, la mayoría portaba en sus manos los nuevos flyers sobre alcohol y cannabis, elaborados para la campaña: ‘Más información, menos riesgos’. Esa herramienta fue la llave perfecta para conseguir el exitoso regalo. Gracias a la lectura y observación de las explicaciones narradas en sus páginas, pudieron afianzar sus conocimientos sobre estas sustancias de forma amena y atractiva y, de ese modo, lograr acertar al menos cinco de las diez preguntas de las que constaba el test. Se entregaron más de 4.000 folletos de alcohol y cannabis. Tanto su contenido como el formato escogido resultaron ser un auténtico boom. Mucha gente buscaba a las mediadoras o acudía al stand pidiendo un ejemplar, tras hacerse eco de su existencia. La media de edad aproximada de las personas con las que trabajaron fue de 17 años.

Una joven en pleno test sobre alcohol y cannabis. /A.C.M.

Las educadoras atendieron, de manera individualizada, a cada uno de los jóvenes que quisieron conocer su nivel de sabiduría en referencia a estas sustancias. Aprovecharon el transcurso de la prueba para ahondar en aquellos aspectos en los que se mostraban dubitativos. Asimismo, la interacción entre ellos generó debates en los que surgieron titubeos, ante la diversidad de opiniones sobre un mismo asunto. Ese tipo de momentos fueron muy constructivos, puesto que permitieron aclarar falsos mitos o creencias erróneas comúnmente generalizadas. También, afloraron otro tipo de consultas. Algunas de las más frecuentes versaban sobre: “¿Por qué a las mujeres les afecta más el alcohol?, ¿cuál es la relación entre fumar porros y padecer una enfermedad mental?, ¿por qué si provocas el vómito a alguien no disminuye su cantidad de alcohol en el organismo? o ¿qué significa que una sustancia esté adulterada?

Además, la intervención contó con explicaciones in situ acerca del uso correcto del preservativo femenino y masculino. De forma paralela, pudieron ofrecer pautas para prevenir Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) o llevar hábitos de vida saludables.

Tampoco dejaron de lado un tema de tanta relevancia como es la seguridad vial, recalcando el no coger el coche después de haber bebido o consumido alguna droga. Se les sugirió someterse a test de alcoholemia gratuitos o, en su defecto, hablaron de alternativas en cuanto a la movilidad. Las mediadoras incidieron en resolver todas las dudas de los allí presentes, antes de entregarles el obsequio y abandonar la carpa.

El trabajo no se desarrolló únicamente en el stand, simultáneamente hubo un despliegue, desde las 18:00 horas hasta las 00:00 horas, de seis educadoras formadas en drogodependencias. Con mochila a cuestas, llenas de material preventivo e informativo, recorrieron cada uno de los rincones en los que se festejaba esta noche tan señalada. Nuestra finalidad era llegar al mayor número de personas posibles, por lo que trataron de entablar conversación con diferentes grupos. El diálogo entre iguales originó un ambiente fluido para desarrollar un interesante feedback, mediante el cual se dio respuesta a las inquietudes manifestadas.

Sin duda alguna, fue una jornada llena de momentos inolvidables e indescriptibles: retos entre amigos por ver quién obtenía mayor puntuación en nuestro juego, risas, pequeños piques, trampas, múltiples anécdotas divertidas, gafas para paliar los efectos del sol, música y muchas hogueras…

Desde Épsylon prendimos aquella noche la llama de nuestra propia hoguera; una fogata plagada de ilusión, esfuerzo y dedicación plena. A través de ella, quisimos iluminar el objetivo de la campaña recién inaugurada: el prevenir y disminuir los riesgos derivados del consumo de alcohol y cannabis entre los más jóvenes.

 




[Política de calidad]   [Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies