2 febrero 2018

Qué hacer si sospechas haberte expuesto al VIH


La especialista en enfermedades infecciosas, Carmen Hinojosa Mena-Bernal, en su consulta del Hospital Clínico Universitario de Valladolid./A.C.M

Aclad ha entrevistado a la doctora especialista en medicina interna del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Carmen Hinojosa Mena-Bernal, acerca del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Uno de los aspectos a tratar fue la denominada profilaxis post-exposición (PEP), un tratamiento antirretroviral que se utiliza, a corto plazo, para reducir la probabilidad de infección por el VIH después de haber tenido conductas de riesgo.

“Si has practicado sexo sin preservativo y, a posteriori, tu ‘pareja’ te dice que es VIH, debes contactar inmediatamente con un profesional sanitario”, recalca Carmen Hinojosa. En este caso, el facultativo tendría que administrarte un tratamiento antirretroviral, el cual se suministra a las personas que no están infectadas pero que, sin embargo, se han sometido a una situación de riesgo. “De ese modo, evitamos que desarrollen la posible infección”.

¿Cuándo debe iniciarse la profilaxis post-exposición?

Los pacientes tendrían que acudir al hospital antes de 48-72 horas, transcurridas después de la presunta exposición al virus. Aunque, cabe destacar que lo ideal es que vengan en menos de ese intervalo de tiempo; puesto que los datos indican que cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor es la probabilidad de éxito. “Suele ser común que alguien haya tenido una relación sexual un viernes y venga el lunes al mediodía. En ese caso, sí que les damos la medicación; aunque se les advierte de que ésta va a ser menos eficaz”, sostiene la especialista.

¿En qué consiste?

La persona debe tomar medicación antirretroviral, vía oral, durante 28 días. El correcto cumplimiento del ciclo significaría una intervención efectiva, pudiendo detener la infección. “En el transcurso de ese tiempo les realizamos diagnósticos de serologías, en los que se ve si están o no infectados. Luego, al cabo de un mes se vuelven a repetir las pruebas”, detalla.

Otros casos en los que se debería recurrir a la PEP

Si, de manera accidental, te pinchas con una jeringuilla abandonada en la vía pública, también, se pondría un tratamiento profiláctico para evitar la posible infección. El virus en una aguja desaparece en pocas horas, dependiendo de la temperatura y la humedad a la que haya estado expuesta. “Pero, el problema es que tú nunca sabes cuál ha sido el uso que se le ha dado, ni cuándo éste ha tenido lugar”, afirma Mena-Bernal.

Asimismo, el pinchazo se puede producir en el ámbito sanitario mientras se realizan determinadas intervenciones médicas (extracciones de sangre infectada con el VIH o una punción lumbar); “por lo que, ante esta situación, cuanto antes se tomen los fármacos, mejor”.

“Recuerda que si vas a tener una relación sexual siempre debes protegerte poniendo las medidas oportunas”. De ese modo, evitarás la transmisión tanto del VIH como de cualquier otro tipo de Infección de Transmisión Sexual (ITS).

“Nunca digas no al empleo del preservativo”, concluye la doctora Hinojosa.

 

 

 




[Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies