VIH/SIDA


30 abril 2018

El Diario ABC realiza un reportaje sobre el programa Épsylon de Aclad


El grupo de jóvenes que está formándose como mediadores  para el programa Épsylon, en una de las sedes de Aclad en Valladolid  – F. HERAS

Ocio Responsable

Los programas desarrollados por Aclad centran sus acciones en la prevención y reducción de daños derivados del consumo de sustancias psicoactivas

 

Reportaje íntegro publicado en ABC Castilla y León el pasado viernes, 27 de abril de 2018.

 

Autora: Diana G. Arranz

Fotógrafo: F. HERAS

 



2 febrero 2018

Qué hacer si sospechas haberte expuesto al VIH


La especialista en enfermedades infecciosas, Carmen Hinojosa Mena-Bernal, en su consulta del Hospital Clínico Universitario de Valladolid./A.C.M

Aclad ha entrevistado a la doctora especialista en medicina interna del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Carmen Hinojosa Mena-Bernal, acerca del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Uno de los aspectos a tratar fue la denominada profilaxis post-exposición (PEP), un tratamiento antirretroviral que se utiliza, a corto plazo, para reducir la probabilidad de infección por el VIH después de haber tenido conductas de riesgo.

“Si has practicado sexo sin preservativo y, a posteriori, tu ‘pareja’ te dice que es VIH, debes contactar inmediatamente con un profesional sanitario”, recalca Carmen Hinojosa. En este caso, el facultativo tendría que administrarte un tratamiento antirretroviral, el cual se suministra a las personas que no están infectadas pero que, sin embargo, se han sometido a una situación de riesgo. “De ese modo, evitamos que desarrollen la posible infección”.

¿Cuándo debe iniciarse la profilaxis post-exposición?

Los pacientes tendrían que acudir al hospital antes de 48-72 horas, transcurridas después de la presunta exposición al virus. Aunque, cabe destacar que lo ideal es que vengan en menos de ese intervalo de tiempo; puesto que los datos indican que cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor es la probabilidad de éxito. “Suele ser común que alguien haya tenido una relación sexual un viernes y venga el lunes al mediodía. En ese caso, sí que les damos la medicación; aunque se les advierte de que ésta va a ser menos eficaz”, sostiene la especialista.

¿En qué consiste?

La persona debe tomar medicación antirretroviral, vía oral, durante 28 días. El correcto cumplimiento del ciclo significaría una intervención efectiva, pudiendo detener la infección. “En el transcurso de ese tiempo les realizamos diagnósticos de serologías, en los que se ve si están o no infectados. Luego, al cabo de un mes se vuelven a repetir las pruebas”, detalla.

Otros casos en los que se debería recurrir a la PEP

Si, de manera accidental, te pinchas con una jeringuilla abandonada en la vía pública, también, se pondría un tratamiento profiláctico para evitar la posible infección. El virus en una aguja desaparece en pocas horas, dependiendo de la temperatura y la humedad a la que haya estado expuesta. “Pero, el problema es que tú nunca sabes cuál ha sido el uso que se le ha dado, ni cuándo éste ha tenido lugar”, afirma Mena-Bernal.

Asimismo, el pinchazo se puede producir en el ámbito sanitario mientras se realizan determinadas intervenciones médicas (extracciones de sangre infectada con el VIH o una punción lumbar); “por lo que, ante esta situación, cuanto antes se tomen los fármacos, mejor”.

“Recuerda que si vas a tener una relación sexual siempre debes protegerte poniendo las medidas oportunas”. De ese modo, evitarás la transmisión tanto del VIH como de cualquier otro tipo de Infección de Transmisión Sexual (ITS).

“Nunca digas no al empleo del preservativo”, concluye la doctora Hinojosa.

 

 

 



20 diciembre 2017

TENLO MUY PRESENTE


“No hay justificación para que las relaciones sexuales sean un riesgo”

 

La especialista en obstetricia y ginecología, Cristina Álvarez Colomo, en su consulta del Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

 

CRISTINA ÁLVAREZ COLOMO

 

⇒ Especialista en obstetricia y ginecología.

⇒Vocal de la Sociedad Ginecológica de Castilla y León.

⇒Doctor en medicina y profesora asociada de Ciencias de la Salud.

Hace un par de semanas, fui a la Facultad de Medicina a dar una de mis clases presenciales a los alumnos de cuarto del grado. Días antes se había conmemorado el “Día Mundial de la lucha contra el SIDA”. Me llamaron la atención unos carteles que tapizaban las paredes de la facultad.  Formaban parte de una campaña de concienciación sobre la infección por VIH de una ONG internacional. Uno de ellos decía: el VIH no es algo del PASADO, tenlo muy PRESENTE.

Esta frase me hizo recordar el pasado y reflexionar sobre el presente de este tema, que aunque parezca olvidado por la población general, sigue preocupándonos de manera importante a los profesionales de la salud.

El SIDA se describió en los años 80 del siglo XX. En ese momento se diagnosticaron varios casos infecciones por gérmenes poco habituales en varones jóvenes homosexuales, sin enfermedades previas. Posteriormente dicho cuadro se describió en adictos a drogas por vía parenteral y receptores de hemoderivados (pacientes hemofílicos). Más tarde los equipos de Luc Montagnier en el instituto Pasteur de París y de Robert Gallo en el CDC de Estados Unidos, avanzaron en la descripción del agente causal de esta enfermedad: se trataba de un virus que atacaba a los linfocitos maduros, lo que condicionaba una deficiencia del sistema inmune que provocaba las infecciones y tumores que finalmente causaban la muerte.

Es cierto que al final de los años 80, el diagnóstico de SIDA era sinónimo de muerte, casi no había tratamiento para la infección por el virus. También es cierto que la población general no tenía sensación de riesgo si no pertenecía a cualquiera de los grupos que se habían relacionado con la infección: varones homosexuales, drogadictos o hemofílicos. Grupos que, por otra parte eran socialmente discriminados.

La muerte por esta enfermedad de algunas estrellas del cine como Rod Hudson en 1985 o músicos como Freddy Mercuri en 1991, aumentó el interés informativo por el SIDA. Igualmente el conocimiento de la transmisión de esta enfermedad por vía sexual también en heterosexuales, nos puso a todos en riesgo. Se pusieron en marcha campañas informativas en las televisiones y radios españolas, recomendando el uso de preservativo en todas las relaciones, como la famosa campaña “Póntelo. Pónselo”, de 1990.

Este es el ambiente del PASADO, de mi tiempo de universidad: el diagnóstico del VIH o SIDA era el de una enfermedad mortal de necesidad y todos estábamos en riesgo. La única forma de evitarlo era usar preservativo en nuestras relaciones sexuales.

25 años después, el PRESENTE es otro. Hoy la infección por VIH se ha convertido en una enfermedad crónica, con un buen control gracias a fármacos eficaces, aunque no exentos de efectos secundarios. Esta es una gran noticia. Lo que quizá no lo sea tanto es la ausencia de sensación de riesgo que hoy tienen los jóvenes sobre la infección. Muchos de los nuevos casos de infecciones por el virus se deben a relaciones heterosexuales sin protección. Y esto es mala noticia, muy mala.

Quizá falta el miedo que mis compañeros y yo teníamos a una enfermedad mortal (ya no lo es). Quizá falta información en las redes sociales (hoy un anuncio en la tele o la radio no tendría la repercusión que tuvo hace 25 años).

Lo que no puede faltar es la responsabilidad de tener relaciones seguras, por la salud de uno mismo y por la de los compañeros sexuales. Y todo en un momento en que los preservativos están en las estanterías de los supermercados y hasta en máquinas expendedoras en las calle. No hay justificación para que las relaciones sexuales sean un riesgo. Siempre con preservativo.

Ten muy PRESENTE tu PRESENTE.



5 diciembre 2017

Día Internacional del Voluntariado


Hoy, 5 de diciembre, celebramos el Día Internacional del Voluntariado.

A todas aquellas personas que dedicáis parte de vuestro preciado tiempo en ayudar a los demás…

Porque, sin vosotros, no sería posible construir una sociedad más justa e igualitaria y, por ende, cambiar el mundo

Teñís nuestra entidad de humanidad…

Todos los que formamos parte de Aclad os damos las GRACIAS por colaborar, de manera totalmente altruista, con nuestra asociación: con la Casa de Acogida para enfermos de VIH/SIDA o con el programa Lua, tratando de mejorar las condiciones de salud biosicosocial de las personas que ejercen la prostitución.



1 diciembre 2017

Hazte la prueba y eVÍHtalo


Prueba rápida de VIH con fluido oral de OraQuick./ A.C.M.

Las pruebas de detección del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) muestran si una persona ha contraído la infección por ese virus, causante del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). El SIDA es la fase más avanzada de la infección por el VIH. Se catalogan como rápidas porque el procedimiento no supera los veinte minutos. Para realizarlas se utiliza una pequeña muestra de sangre, saliva u orina.

No es necesario hacerlas en un lugar especializado, ya que son de fácil realización y no precisan de aparataje. No obstante, si el resultado es positivo se requiere de una confirmación posterior en un laboratorio, mediante una analítica de sangre. Por ello, es importante que la persona diagnosticada sea valorada cuanto antes por un especialista que le ha de informar de los pasos a seguir. Por el contrario, si es negativo se prescinde de ese paso, aunque puede ser necesario repetir la prueba con posterioridad. Serán los profesionales quienes valorarán el protocolo a seguir.

Las pruebas de diagnóstico que se emplean habitualmente son tests que detectan los anticuerpos que genera el organismo frente al VIH, es decir, las células que el sistema inmune crea en respuesta a la infección. Aunque estos anticuerpos no pueden combatir la infección, su presencia puede ser utilizada para determinar si la persona tiene el VIH en su cuerpo.

Si crees haber tenido una práctica de riesgo (sexo oral, anal o vaginal sin protección) no esperes, no dejes que pase el tiempo: hazte la prueba.

El diagnóstico precoz permite beneficiarte, lo antes posible, de un seguimiento médico que evite la progresión de la infección, así como la adopción de las medidas preventivas necesarias para impedir la transmisión de la infección a otras personas.

En Aclad realizamos, tanto analíticas de sangre como pruebas rápidas de saliva. Asimismo, existen otras entidades como el Comité Ciudadano AntiSIDA que también dispone de tests y proporciona de forma gratuita servicios de información, asesoramiento o grupos de autoayuda.

Recuerda que el preservativo es el método más efectivo para prevenir el VIH-sida, así como otras infecciones de transmisión sexual.

 



14 febrero 2017

El placer del sexo sin riesgos


Aclad, Asociación de ayuda, se une al Día Europeo de la Salud Sexual e incide en su incesante objetivo de concienciar a la población sobre el uso del preservativo

Preservativos másculinos, femeninos y lubricantes. / A.C.M

 La utilización del condón a la hora de mantener relaciones sexuales continúa suscitando multitud de prejuicios y mitos urbanos entre la población. Muchas parejas admiten que este dispositivo de barrera les resulta un gran obstáculo psicológico, puesto que lo asocian a una disminución del placer. Aclad se suma al Día Europeo de la Salud Sexual tratando de sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad vital de potenciar el uso del preservativo, con el fin de prevenir tanto infecciones de transmisión sexual (ITS) como embarazos no deseados.

La Alianza Europea para la Salud Sexual (ESHA) junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebran el 14 de febrero, desde 2003, el Día Europeo de la Salud Sexual; coincidiendo con la festividad de San Valentín. Alguno de los objetivos que pretenden difundir estas instituciones, a raíz de este acontecimiento, es concienciar, tanto a hombres a como mujeres, de la relevancia de llevar a cabo unos hábitos sexuales alejados de cualquier tipo de riesgo. Todos persiguen el mismo fin, una prioridad idéntica que no es otra que la de velar por la calidad de vida de las personas. Por ello, hay que ser conscientes de todas y cada una de las enfermedades de transmisión sexual existentes, tales como la gonorrea, la clamidia, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), la sífilis o el Virus del Papiloma Humano (VPH), entre muchas otras. La mayoría de las patologías no se detectan a simple vista, por lo que lo más racional es no dejar tu salud en manos del azar y utilizar medidas preventivas.

¿El sexo es menos placentero con preservativo? (más…)


23 julio 2015

La Casa de Acogida de ACLAD recibe 5.000 euros de “la Caixa”


La oficina de “la Caixa” de la calle Embajadores en Valladolid, ha donado este jueves 5.000 euros a ACLAD Asociación de Ayuda para la Casa de Acogida de la entidad, un hogar temporal para enfermos de VIH/SIDA en estadios avanzados o terminales de la enfermedad que se encuentra en el barrio de las Delicias.

Al acto de entrega han acudido por parte de “la Caixa” el presidente de la oficina de Embajadores, Juan Manuel Descombes Merino, y de ACLAD su presidenta, María Gutiérrez-Cortines Corral.

La Casa de Acogida “Miguel Ruiz de Temiño”, que invertirá la donación en gastos de mantenimiento, tiene capacidad para 11 personas, que reciben la atención médico-sanitaria, psicológica y social necesaria las 24 horas del día. Está gestionada conjuntamente, mediante un convenio de colaboración, entre ACLAD Asociación de Ayuda y las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Es un proyecto y un espacio totalmente adaptado a la problemática y el momento social de la enfermedad. Se presenta como un recurso único, que atiende a un colectivo con dificultades de acceso al sistema sanitario, pero que está altamente necesitado debido a los graves problemas de salud, psicológicos y sociales, derivados del VIH/SIDA. La gran mayoría de los recursos de acogida existentes no admiten o no pueden asumir la residencia de enfermos de VIH/SIDA.

La intervención de ACLAD en la Casa de Acogida se realiza a través de un enfoque integral a la asistencia de los enfermos de VIH, tratando simultáneamente la infección por VIH y sus procesos oportunistas, así como la drogodependencia y sus circunstancias sociales. Este recurso no pretende realizar solo una labor de hospedaje sino que se trabajan aspectos psicoterapéuticos, educacionales, fisioterapéuticos, y rehabilitadores.

El fin del proyecto es lograr la mejora de la calidad de vida de los residentes a través de un alojamiento estable, control y seguimiento clínico-farmacológico y psicológico; y un marco de referencia afectivo que propicie un clima de mejora relacional fundamentado en la participación activa de los residentes, la ayuda mutua, la recuperación de vínculos afectivos y la dinámica ocupacional, así como el contacto normalizador con la comunidad próxima.

 



4 mayo 2015

Radio Televisión de Castilla y León emite un reportaje sobre nuestra Casa de Acogida de Valladolid


Breve extracto publicado en rtvcyl.es

Hemos accedido a uno de los últimos refugios que existen para enfermos terminales en la comunidad.

Entramos en la casa de acogida de las hijas de la Caridad y de la asociación Aclad, donde viven 10 personas sin recursos. Gracias a ellas consiguen estabilizar su enfermedad y muchos seguir adelante. Tienen entre 40 y 60 años, motivos diferentes por los que llegaron aquí, pero algo en común, la enfermedad que truncó la vida en los años 80 a miles de personas.”

 

Se puede acceder al reportaje completo, pulsando aquí.



29 abril 2015

Responsables de ACLAD analizan el preocupante aumento de las enfermedades de transmisión sexual entre los jóvenes, en el programa de debate ‘Espacio Abierto’ de Radio Televisión de Castilla y León


ESPACIO ABIERTO.

Sexo seguro

(emisión el 29 de abril)

Las enfermedades de transmisión sexual se han duplicado entre los jóvenes en los últimos ocho años. Muchos evitan el uso de preservativo al haber perdido el miedo al SIDA. Falsos mitos y la falta de una educación sexual adecuada han multiplicado los riesgos. Sexólogos, virólogos, profesores y responsables de ACLAD (Asociación de Ayuda al Drogodependiente) analizarán esta preocupante situación.

 

Para ver la emisión del programa, pulse aquí.



27 enero 2014

La Casa de los Prodigios está en las Delicias


Sobrevive con menguantes recursos públicos el único centro que atiende a enfermos graves de sida que no pueden valerse solos

A poco de iniciar la subida hacia el Zambrana desde Canterac aparece a la vista un discreto muro blanco, con una puerta metálica negra. Más allá se encuentra la Casa de los Prodigios. Quienes la cruzan lo hacen como despojos humanos, en cuerpos carcomidos por años de deterioro, incapaces de valerse por sí mismos. 283 personas han accedido a su interior en esas condiciones desde que en 1996 empezara a funcionar. Cadáveres ambulantes sin horizonte, en espera de un inminente final. Pero tras unas semanas de tratamientos médicos regulares, vida ordenada, y atención personal, reaparece la persona que se escondía bajo un saco de huesos. Son los prodigios del centro de acogida Miguel Ruiz de Temiño, más conocido como Casa del Sida. Prodigios limitados, porque aquí la victoria es siempre provisional. Pero ver reaparecer la luz al fondo de una mirada antes opaca y sombría es una experiencia de las que dejan huella. La prueba de que siempre hay margen para la esperanza.

Lo explica Elena Rincón, de 22 años, que desde septiembre hace prácticas de Integración Social en la casa. «He visto grandes cambios a mejor de los internos. Y eso es personalmente muy gratificante. Yo colaboro con otras actividades de Aclad (la asociación de apoyo a los drogodependientes promotora de la casa) y en ésta es donde se ven más claramente las mejoras».

Cuando El Norte visita el centro encuentra a Elena preparando con los internos una entrevista para una publicación propia. No son gente fácil de motivar. «Suelen estar muy decaídos, aunque se entiende. De entrada no les apetece hacer casi nada, pero cuando logras convencerles se olvidan un poco de su situación, que es lo más importante. Verles sonreír, aunque sea un poco, es lo que me motiva y lo que me hace venir aquí todos los días».

José Antonio es uno de los pacientes. Es de Mansilla de las Mulas y ha llegado al centro derivado desde la prisión. Verle ahora, ya estabilizado, todavía impone, porque se perciben las huellas de una vida de dramas y desórdenes. Como la mayoría de los que acuden al centro, y la mayoría de los que sufren la enfermedad, el sida fue un compañero no deseado de su drogodependencia. Pese a todo, ahora está agradecido. Es consciente de que lo peor ha pasado. «Estar aquí me ha servido para arreglarme un poco», resume con sorda socarronería. Antes de su «arreglo» estaba al borde del abismo, mirándole a la muerte cara a cara. Hoy puede presumir de haberle dado esquinazo. Al menos por el momento.

Porque la muerte es una compañera habitual e inevitable en la Casa del Sida. Cuando El Norte se acerca a visitarla, acaba de fallecer un interno y otro se encuentra en estado terminal. Pese a los cuidados y atenciones, fallecerá en breve. Pero no de sida, sino de cáncer. De Sida ya no muere casi nadie, gracias a un providencial coctel de medicamentos que ha cronificado una enfermedad antes devastadora, pero que no impide que los efectos colaterales de unas vidas degradadas acaben aflorando.

Cuando la Casa de los Prodigios empezó a funcionar, en el año 1996, los enfermos de sida «morían a chorros», en gráfica expresión de la presidenta de Aclad, María Gutiérrez Cortines. El sida era entonces una emergencia social. En el centro de las Delicias se acostumbraron a convivir con un ritmo de defunciones pavoroso: una al mes sobre una población máxima de once pacientes. Hoy ya es sólo de una muerte, o dos como máximo, al año. Aún así, es una presencia inseparable.

Con todo, el verdadero prodigio de la Casa del Sida no es el trabajo diario que hacen con los enfermos. El verdadero milagro es que la casa siga abierta, prestando un servicio social para el que no existe alternativa, pese a los sucesivos recortes que ha sufrido en las subvenciones públicas que permitían sostenerla.

Y en ese milagro juegan un papel capital las Hijas de la Caridad, una orden religiosa que en los años ochenta decidió volcarse en la atención a los enfermos de sida y que es la que gestiona la Casa de Valladolid, conjuntamente con Aclad. Las monjas no sólo residen allí permanentemente, con lo que ello supone de ahorro de personal, sino que solo dos de ellas cobran por su trabajo –otras dos son voluntarias– y para colmo colaboran en el sostenimiento del proyecto con donaciones de la propia orden. «Somos así, de meternos en los fregados. No sabemos andar en llano», explica Mercedes Iturralde, la directora del centro, en referencia a su orden. «Siempre hemos tenido como carisma los más pobres, y la gente que se queda a las orillas de la carretera. Nuestro fundador, San Vicente de Paul, nos dijo que teníamos que dedicarnos a apagar los fuegos». Y se lo toman literalmente. Tanto que es gracias a su dedicación que el proyecto se mantiene en pie, pese a los alfileres presupuestarios que lo sostienen.

En su momento el centro llegó a recibir ayudas públicas de más de 200.000 euros que hoy se han visto reducidas a casi la mitad. Pese a los recortes, la Dirección de Salud Pública de la Junta sigue siendo la que más aporta: aproximadamente 100.000 euros que salen de un paquete más amplio de ayuda a Aclad que financia no solo este centro sino todo el resto de actividades de prevención de la drogodependencia que desarrolla la asociación.

A esa cifra hay que añadir 19.000 euros del Ministerio de Asuntos Sociales a través del IRPF, una cantidad que se ha reducido un 70% en los últimos años. Los internos colaboran con los gastos con el 75% de sus ingresos, pero eso no da para mucho: en 2013 fueron 20.000 euros. Y otros años menos. El resto, hasta 250.000 euros de coste real del centro, se cubre con donaciones particulares económicas y materiales (alimentos, medicamentos y otros productos) que permiten que la Casa de los Prodigios de las Delicias siga a flote. Contra todo pronóstico. «Con los números en la mano la Casa debería estar ya cerrada, pero nos hemos esforzado por mantenerla abierta», explica Luis Iglesias el director adjunto de Aclad «Y eso que es un recurso baratísimo comparado con lo que costaría atender a esas personas en un hospital».

Si la administración pretendiera montar un centro semejante le saldría mucho más caro, evidentemente. Pero incluso si quisiera concertar con otros centros privados la atención a los enfermos les costaría mucho más. Atender a un paciente de este perfil en un centro asociado puede suponer unos 3.000 euros al mes. En total unos 400.000 euros al año para una residencia de 11 plazas. Pero la crisis no sólo la sufre la Casa del Sida por la vía de los recortes propios, sino que también le afectan los recortes ajenos. «Están aumentando las solicitudes que nos llegan de los Centros de Acción Social y hospitales para que atendamos a personas que tienen un problema más social que médico», explica Mercedes Iturralde.

Dada su limitación de plazas, el centro ha optado por acoger solo a los casos más extremos. Ello supone que deben cumplir dos requisitos. Por un lado estar en un estadio avanzado de la enfermedad, el C3. Por otro, no tener apoyos familiares o sociales, porque algunos de esos pacientes podrían vivir solos si tuvieran garantizada una vida ordenada y una toma regular de las medicaciones. En algunos casos, bastaría un servicio de atención domiciliaria para asegurar eso, y es lo que, al parecer, ahora empieza a echarse en falta. Pero los que llegan al centro de las Delicias no están en esa situación. Suelen tener daños psicológicos y en algunos casos no pueden salir solos a la calle porque hay riesgo cierto de que no sepan volver. Y su deterioro físico requiere una atención continuada y regular.

«Los enfermos van empeorando y necesitan más, y sin embargo la ayudas se van rebajando», explica Mercedes Iturralde. Hasta la compra de una silla de ruedas eléctrica para un interno se convierte en un obstáculo que hay que saltar. «Aquí se hace un trabajo muy duro en unas condiciones muy precarias», explica María Gutiérrez. En la Casa de los Prodigios nada es sencillo. Pero la batalla que se libra a diario es una batalla por la dignidad del hombre. Y en nombre de los caídos.

Noticia de El Norte de Castilla http://www.elnortedecastilla.es/20140118/local/valladolid/casa-prodigios-esta-delicias-201401181733.html



Página 1 de 31 2 3

[Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies